La historia de la F1: Las primeras reglas en la década de 1950 eran muy simples




Por Óscar Álvarez Gila, profesor de la Universidad del País Vasco

Las primeras reglas de la formula 1 en la década de 1950 eran muy simples, y atendían sobre todo a la capacidad del motor. Se admitían dos tipos de motores: los de entrada normal de aire, y los turbos. Los primeros podrían tener un máximo de 1500 cc., es decir, poco más que un coche de gama media hoy en día; y los normales hasta 4.500 cc. No había límite por arriba del peso, pero sí por abajo.

Respecto a la alimentación de los motores, se permitían varios combustibles, tanto motores de gasolina normal como motores de alcohol, estos se prohibieron en 1958, obligando a que fueran de gasolina "comercial" -en teoría, la misma que en las gasolineras-.

Había otras normas, sin embargo, más curiosas. Los coches debían ser monoplazas, debían tener un número par de ruedas (había prototipos de coches con cinco ruedas, por ejemplo; esto permitió que en un momento hubiera coches con 6 ruedas, los Tyrrell), y debían llevar un volante. Lo del volante tiene que ver porque hasta el momento había diverso sistemas para el manejo, incluso con palancas. Hoy solo queda de esta regla la primera; las otras dos han cambiado (cuatro ruedas obligatorias; y no es necesario que lleven volante, de hecho no lo llevan).

VINILO.FM es un desarrollo de PROSITEL COMUNICACIONES S.L.